Está a punto de abandonar el sitio web de PIMCO.
Saltar al contenido principal
Perspectivas sobre la asignación de activos

Inversión en las primeras etapas del ciclo: Preparándose para el repunte del crecimiento

Resumen
  • Para 2021, prevemos que en las primeras etapas del ciclo de recuperación de la economía global habrá un viento a favor para los activos de riesgo.
  • Seguimos subponderados en renta variable y hemos añadido una exposición selectiva a sectores más orientados a los ciclos, como los de productos industriales, materiales, semiconductores, vivienda y bienes de consumo duraderos. Continuamos buscando oportunidades en sectores que puedan beneficiarse de una disrupción a largo plazo, como el de empresas de tecnología.
  • Vemos espacios de oportunidad en ciertos segmentos de los mercados de créditos. Persistimos en apostar a favor de los créditos relacionados con la vivienda debido a sus sólidos fundamentales, junto con determinados emisores y sectores de grado de inversión de mayor calidad.
  • Creemos que sigue siendo fundamental construir portafolios diversificados que puedan resistir en diversos contextos económicos. Vislumbramos dos riesgos principales para nuestro posicionamiento —menor crecimiento y mayor inflación— y nos concentramos en cubrirnos contra ellos.

Perspectivas sobre la asignación de activos

Pese a las grandes dificultades de 2020, el año ha sido extraordinario para los mercados financieros. La pandemia fue un acontecimiento sorpresivo que causó la mayor caída trimestral del PIB global y el mayor aumento del desempleo desde la Gran Depresión. La declinación de los mercados de renta variable y de créditos fue una de las más rápidas registradas. Hubo muchas otras primeras veces: Los precios del petróleo bajaron temporalmente a cifras negativas, la volatilidad (VIX) superó los niveles observados durante la profundidad de la crisis financiera global, y los ya robustos balances de los bancos centrales se incrementaron en el equivalente de US$7 billones.

Pero si el colapso del mercado fue inusitado, también lo ha sido la recuperación subsiguiente. A resumidas cuentas, en 2020 nada ha sido normal. En cambio, creemos que en 2021 habrá un lento y constante retorno a la normalidad. Con los nuevos avances en las pruebas de COVID-19, el rastreo de contactos y la reducción del distanciamiento social cuando empiecen a aplicarse la vacunas, se prevé un mayor crecimiento económico. La mejora de los fundamentales debe de ser un buen augurio para los mercados de riesgo y los activos cíclicos en particular.

Estamos posicionando los portafolios multiactivos para beneficiarnos a partir de una recuperación en 2021.

Mirando en retrospectiva, pasamos —más bien abruptamente— de un entorno de etapa tardía de ciclo en diciembre de 2019 a un entorno de etapa temprana de ciclo en diciembre de 2020. A finales de 2019, nos preocupaban la ralentización del crecimiento, las valoraciones costosas y los altos niveles de apalancamiento corporativo. Aunque casi nadie, nosotros incluidos, predijo cómo se desarrollaría la pandemia en diferentes partes del mundo, sus secuelas han dejado a la economía global en un lugar completamente distinto en menos de un año. A medida que la economía global pasa a una fase temprana de ciclo, prevemos una aceleración del crecimiento de las ganancias, si bien persiste un alto grado de incertidumbre en torno a la velocidad y solidez de la recuperación dadas las fuerzas opuestas que representan la lentitud de la actividad económica y los extraordinarios estímulos monetario y fiscal.

Para 2021, prevemos que en las primeras etapas del ciclo de recuperación de la economía global habrá un viento a favor para los activos de riesgo. Seguimos subponderados en renta variable en nuestros portafolios multiactivos y en determinadas áreas de los mercados de créditos, y hemos aumentado la exposición a regiones y sectores más orientados a los ciclos. Sin embargo, seguimos centrándonos en la diversificación y resiliencia del portafolio, dado que la gama de posibles resultados sigue siendo inusualmente amplia en medio de la actual crisis sanitaria.

Prevemos un fuerte repunte en las ganancias corporativas.

Estado de la recuperación económica

Visto el marcado repunte de la actividad económica global durante el tercer trimestre, la recuperación parece ir por buen camino. Ciertamente, la economía global aún no está fuera de riesgo y la trayectoria de la pandemia sin duda influirá en la velocidad de la recuperación económica. Las recientes oleadas de nuevos casos de COVID subrayan la naturaleza precaria de la crisis, pero las noticias prometedoras sobre el desarrollo y el lanzamiento de múltiples vacunas podrían reducir el plazo de contención.

La política económica es otro factor clave de swing que podría conducir tanto a sorpresas al alza como a pérdidas. Ya se ha desencadenado un importante apoyo monetario y fiscal, ya que los encargados de la formulación de políticas se apresuraron a responder a principios de 2020 (véase la figura 1). Estas oportunas medidas de inyección de liquidez y alojamiento, como comentamos en nuestras perspectivas a mediados de año, ayudaron a calmar los mercados y catalizaron un fuerte repunte de los precios de los activos.

La Gráfica 1 es un gráfico de barras que muestra el apoyo de política fiscal como porcentaje del PIB de EE. UU., la zona del euro, el Reino Unido, Japón y China. El apoyo se desglosa en dos componentes: medidas discrecionales y medidas de liquidez. Como puede observarse en la gráfica, ocupan los primeros lugares la zona del euro (25%), el Reino Unido (24,5%) y EE. UU. (21,4%) (en los tres casos, apoyo en la forma de medidas de liquidez), seguidos de Japón y China (en ambos casos, apoyo en la forma de medidas discrecionales).

Gráfica 1: Las medidas de apoyo de política fiscal han sido sustanciales en comparación con el tamaño de varias economías importantes

Medidas fiscales para 2020, como % del PIB

Fuente: PIMCO, gobiernos y bancos centrales al 30 de noviembre de 2020. El gráfico muestra las medidas fiscales para 2020 como un porcentaje del producto interno bruto de cada país o región. Nota: las cifras son previsiones para el año 2020, e incluyen tanto las políticas anunciadas como las proyectadas. Las medidas discrecionales incluyen pagos directos a personas físicas y empresas, condonación de préstamos, aumentos en los gastos de atención sanitaria, y rebajas de impuestos. Las provisiones de liquidez incluyen garantías de préstamos, períodos de gracia, ampliación de plazos de pago de impuestos, y nuevos préstamos.

Creemos que se necesitarán estímulos de política adicionales para apuntalar la recuperación, que sigue siendo frágil. Con la política monetaria restringida por tipos de interés casi nulos en casi todo el mundo desarrollado, el mayor peso necesariamente recaerá en la política fiscal. El relevo de la política monetaria por la fiscal va avanzando, y la magnitud y el alcance de la respuesta fiscal sin duda tendrán consecuencias críticas tanto para la recuperación económica como para los precios de los activos.

Prevemos que las respuestas de política fiscal varíen notablemente entre regiones y países en función de sus diferentes necesidades, capacidades y apetito político. En los Estados Unidos, los resultados de las elecciones apuntan a un gobierno dividido en 2021; y es probable que los republicanos retengan la mayoría del Senado, a la espera de una segunda vuelta electoral en Georgia a principios de enero. Cualquiera que sea el partido que controle el Senado, tendrá una mayoría muy ajustada, lo que significa que las negociaciones seguirán siendo cruciales para la aprobación de leyes. El resultado de las elecciones reduce la posibilidad de un gran acuerdo, y creemos que es probable que la política fiscal se centre en una legislación relativamente modesta sobre medidas de socorro e infraestructura para enfrentar la COVID-19.

En cuanto a Europa, prevemos que en 2021 la política fiscal siga siendo estimulante, a diferencia de como lo era antes de la pandemia, aunque se espera que los gobiernos van a ir retirando gradualmente muchas de las medidas discrecionales relacionadas con la COVID. Cabe hacer notar que la política fiscal ahora es muy diferente a la política procíclica orientada a la austeridad que se adoptó en la zona del euro tras las recesiones de 2008–2009 y 2011–2012. Es de suponerse que los pagos del Fondo de Recuperación también proporcionen cierto estímulo el próximo año, especialmente en toda la periferia de la zona del euro y en Europa Oriental.

En Japón, es probable que la política fiscal siga siendo acomodaticia, y prevemos que el estímulo complementario representado por el gasto discrecional incluido en el presupuesto de 15 meses (enero de 2021 a marzo de 2022), equivalente a un 3% del PIB, se centre en el sector de servicios y/o el de inversión pública. En un escenario bajista, se podría aprobar un estímulo fiscal adicional para apoyar el crecimiento.

Nuestra expectativa de caso base global es que la recuperación económica continúe en 2021 y que gane fuerza una vez que las vacunas se desplieguen ampliamente y el mundo comience a volver al distanciamiento social normal. Sin embargo, PIMCO espera que se trate de una “escalada larga" con dificultades a lo largo del camino, y podría tardar hasta dos años en alcanzar los niveles previos a la COVID de la producción global. " Los dos factores determinantes clave, –la contención de virus y el apoyo a las políticas fiscales –, influirán en gran medida en el proceso de recuperación.

Temas de asignación de activos para 2021

En nuestra perspectiva de asignación de activos a mitad de año, observamos que, a pesar de la enorme conmoción de la economía real, las valoraciones de los activos de riesgo parecían casi justas después de tener en cuenta el impacto de las tasas de descuento más bajas y el apoyo extraordinario a las políticas. Además, abogamos por una postura modesta de riesgo en carteras multiactivos con énfasis en sectores resilientes y de mayor calidad, dada una amplia gama de posibles resultados. Este sigue siendo un tema clave en nuestras carteras de activos múltiples, dadas las incertidumbres a corto plazo y las continuas perturbaciones seculares (véase nuestro Secular Outlook, "Escalada de la perturbación").

Los inversores deberían considerar la posibilidad de centrarse en sectores de mayor calidad y capacidad de recuperación, dada la variedad de posibles escenarios económicos.

Vistos los resultados de las elecciones en los EE. UU. y los acontecimientos positivos en el frente de las vacunas, estamos empezando a posicionar portafolios multiactivos para beneficiarnos de una recuperación cíclica. Por supuesto, debemos abordar con cautela la ampliación de escala de las posiciones, ya que las condiciones económicas podrían empeorar si los esfuerzos de contención del virus no son tan exitosos como se espera, o se retrasa el calendario de disponibilidad masiva de vacunas.

Renta variable frente a crédito

Prevemos que a medida que la actividad empresarial aumente en 2021, habrá un fuerte repunte en las ganancias corporativas (véase la Gráfica 2). El aumento del crecimiento de las ganancias es positivo tanto para la renta variable como para el crédito, pero lo es aún más para los mercados de renta variable. Por eso, históricamente, los mercados de renta variable han generado mayores rendimientos ajustados al riesgo durante las primeras etapas de un ciclo de negocios.

El gráfico 2 es un gráfico lineal que traza el crecimiento de las ganancias frente al índice de fabricación global de JP Morgan desde 1995. El crecimiento de las ganancias está representado por el índice MSCI ACWI de acciones de alta y mediana capitalización en los mercados desarrollados y emergentes. El gráfico muestra que la fabricación global tiende a liderar el crecimiento de las ganancias. Ambas mostraron fuertes caídas durante las recesiones de 2001 y 2008-2009, seguidas de fuertes rebotes. El índice de fabricación mundial se ha vuelto positivo recientemente. Estimamos que las ganancias corporativas se mantendrán, lo que aumentará alrededor del 25% en 2021 después de que se tornen notablemente negativas en 2020.

Gráfica 2: El aumento de la actividad comercial tiende a ser una señal positiva respecto al crecimiento de los beneficios corporativos

Crecimiento de las ganancias frente al ciclo de fabricación global

Fuentes: MSCI, previsiones de FactSet, Bloomberg y cálculos de PIMCO al 31 de octubre de 2020

Dado el contexto macroeconómico, creemos que las valoraciones de la renta variable son baratas en comparación con las del crédito corporativo. Esto se puede medir tomando como base el diferencial relativo entre el rendimiento de las ganancias de renta variable y las de los bonos corporativos. Por lo general, el rendimiento de las ganancias debería cotizarse con una prima frente a los márgenes crediticios: las inversiones en renta variable son más sensibles a la volatilidad de las ganancias y, por lo tanto, los inversionistas deben ser compensados por el riesgo de que las ganancias disminuyan. El diferencial actual de rendimiento de las ganancias en renta variable, tanto en los Estados Unidos como a escala global, se acerca al nivel promedio de los últimos cinco años. Sin embargo, ante la inminente posibilidad de que el crecimiento de las ganancias se acelere conforme avance la recuperación global, en este entorno la renta variable parece más atractiva que el crédito.

Si bien esperamos que el crecimiento mundial se recupere en 2021, también esperamos que los bancos centrales de los mercados desarrollados respondan gradualmente a la mejora del contexto macroeconómico. A principios de este otoño, la Reserva Federal de EE. UU. completó una revisión de su marco de políticas y concluyó que la tasa de desempleo sola ya no será un impulsor suficiente para aumentar las tasas de interés. En el futuro, la Reserva Federal también exigirá que la inflación esté en o por encima del objetivo de inflación del 2% para aumentar las tasas. El compromiso de la Fed de superar su objetivo de inflación resulta favorable para la renta variable, que parece atractivo dada la probabilidad de que se trate de un periodo prolongado de rendimientos reales negativos o bajos.

Temas de renta variable

Se supone que la recuperación de la actividad y la mejora continua de los beneficios corporativos motivarán un repunte de los activos sensibles a los ciclos (véase la Gráfica 3), que han quedado significativamente rezagados respecto a los líderes del mercado, como las grandes empresas tecnológicas, desde que el mercado tocó fondo en marzo. Buscamos activamente oportunidades para sacar el máximo provecho en este tema, pero seguimos siendo muy selectivos en cuanto a dónde obtenemos la exposición cíclica deseada. La recuperación de la industria manufacturera global debe de apuntalar a los sectores de productos industriales, materiales y semiconductores, entre otros. Se supone que los esfuerzos de estímulo fiscal focalizados y la recuperación del mercado laboral promoverán el ahorro y el consumo personales, beneficiando a los sectores de vivienda y bienes de consumo duraderos. Sin embargo, seguimos siendo cautelosos en cuanto a los sectores de transporte y hospitalidad, que podrían enfrentar grandes dificultades en términos de ganancias durante varios años. Desde una perspectiva regional, prevemos que la renta variable orientada cíclicamente —como en Japón y en determinados mercados emergentes— se beneficie con el avance de la recuperación en 2021 (véase la Gráfica 4).

La Gráfica 3 es un gráfico de líneas que indica la variación interanual en la tasa de crecimiento de las ganancias en el índice de acciones global MSCI y, por separado, la variación interanual en las ganancias del componente cíclico de ese índice en relación con el componente defensivo.  Ambas líneas han oscilado entre un crecimiento máximo de 30% y descensos iguales o superiores; el índice de acciones global bajó hasta en un 40% durante la crisis financiera de 2008 a 2009. En el mismo período histórico, el rendimiento de los sectores cíclicos en conjunto fue superior al de los sectores defensivos y, con frecuencia, al índice global durante las primeras etapas de una recuperación económica (como a finales de 2009 y 2010, por ejemplo); podemos observar una tendencia similar a finales de 2020 e inicios de 2021.
Gráfica 3: Los sectores cíclicos tienden a tener un rendimiento superior en las primeras etapas de una recuperación
Fuente: MSCI, previsiones de FactSet y cálculos de PIMCO calculations al 31 de octubre de 2020 Cíclicas: automóviles, bancos, bienes de capital, bienes de consumo duraderos, finanzas diversificadas, energía, materiales, medios de comunicación, semiconductores, transporte. Defensivas: servicios, servicios de telecomunicaciones, venta al por menor de alimentos y productos básicos, alimentos/bebidas/tabaco, productos domésticos, farmacia y biotecnología, y equipo y servicios de atención sanitaria.
La Gráfica 4 es un cuadro que muestra la composición de las acciones cíclicas y defensivas por región en el índice global MSCI AWCI. Como puede observarse, los mayores porcentajes de acciones cíclicas corresponden a Japón (55%) y los mercados emergentes (53%), seguidos de Europa (48%), el Reino Unido (42%), los Estados Unidos (36%) y China (28%).
Gráfica 4: Composición sectorial por región: Japón y los ME tienen la mayor ciclicalidad
Fuente: MSCI ACWI al 30 de noviembre de 2020

Además de aumentar nuestra exposición al riesgo cíclico, seguimos buscando oportunidades en sectores que puedan beneficiarse de la disrupción a más largo plazo, ya que esperamos una inversión significativa y una mayor demanda en estas áreas durante los próximos años. Entre esos sectores se encuentra el de empresas tecnológicas, que tienen sólidos fundamentales y se beneficiarán aún más de las tendencias seculares aceleradas por la COVID. Los EE. UU. y China siguen siendo los actores dominantes en el sector de tecnología global, y por lo tanto siguen siendo un foco, pero también estamos tratando de aprovechar los temas en juego en otras regiones, como la energía verde en Europa y la automatización en Japón.

Temas de crédito

Los márgenes crediticios se han contraído significativamente desde marzo y abril, y aunque creemos que el crédito es menos atractivo que la renta variable en términos relativos, vemos algunos espacios de oportunidad en ciertos segmentos.

La selección de créditos de alta calidad en sectores como los MBS no emitidos por agencias y los mercados emergentes siguen resultando atractivos.

Los segmentos de crédito corporativo se están recuperando a diferentes ritmos dependiendo de cómo los ha afectado la pandemia. Tenemos reservas respecto al crédito de alto rendimiento, especialmente en las áreas que podrían enfrentar necesidades de financiamiento en la segunda ola de COVID, pero observamos valor en los emisores y sectores de grado de inversión de mayor calidad. Seguimos apostando por el crédito inmobiliario (sobre todo en EE. UU.), dado sus sólidos fundamentales: el mercado de la vivienda ha resistido el shock de la COVID gracias a unas buenas condiciones de partida (bajos niveles de apalancamiento y balances de consumo sanos), y el sector se ha visto beneficiado por las bajas tasas de interés, las políticas de mitigación de pérdidas y las restricciones de inventarios. La cotización de los bonos hipotecarios estadounidenses sigue reflejando cierta incertidumbre sobre la morosidad futura y los efectos de los períodos de gracia, y los valores respaldados por hipotecas no emitidos por agencias no recibieron ningún apoyo explícito de la Reserva Federal, por lo que en estas áreas estamos encontrando oportunidades atractivas. También vemos oportunidades atractivas en el crédito de los mercados emergentes, pero preferimos asumir exposición en instrumentos más líquidos.

En general, dentro de nuestros portafolios multiactivos, favorecemos una modesta sobreponderación en activos de riesgo —tanto renta variable como crédito—. Aunque las valoraciones parecen caras en términos absolutos, las bajas tasas de interés, el apoyo de política y el mayor crecimiento de las ganancias deberían de ser alentadores en el horizonte cíclico. Además, probablemente el entorno de bajo rendimiento favorezca a los activos de riesgo pues podría incrementar su demanda entre los inversionistas que enfrentan la difícil disyuntiva entre asumir un mayor riesgo o reducir sus objetivos de rentabilidad.

Riesgos clave y factores de diversificación

Si bien nos estamos posicionando para beneficiarnos de una recuperación cíclica, sigue siendo fundamental construir portafolios que puedan resistir en diversos contextos económicos. El mayor riesgo a corto plazo es que los esfuerzos de contención del virus obstaculicen la recuperación económica. Si continúan aumentando los contagios, los gobiernos podrían enfrentar la difícil disyuntiva de restablecer o prorrogar las medidas de confinamiento. Además, pese a los avances logrados en el desarrollo de una vacuna, el calendario de producción y distribución masivas sigue siendo incierto.

Creemos que la diversificación y la cobertura contra el riesgo y la inflación serán fundamentales para construir portafolios resilientes.

Creemos que la duración de alta calidad (bonos públicos) seguirá siendo una fuente fiable de diversificación ante un shock de crecimiento a pesar de los niveles históricamente bajos de los rendimientos. Los títulos del Tesoro estadounidense tienen más margen de repunte que la mayoría de los bonos públicos de mercados desarrollados y es probable que sigan siendo los preferidos en la fuga hacia activos de calidad, por lo que seguimos sobreponderados en nuestros portafolios multiactivos. También favorecemos la selección de bonos públicos de mercados emergentes, incluidos Perú y China, que ofrecen una ventaja de rendimiento y en general han registrado un buen rendimiento durante períodos desfavorables para la toma de riesgos, como otro factor de diversificación de los portafolios (véase la Gráfica 5).

La Gráfica 5 es un cuadro que muestra el desempeño de la deuda local de alta calidad de mercados emergentes durante períodos de giros en los mercados globales de renta variable. Por ejemplo, entre septiembre y febrero de 2008, la renta variable global se redujo en un 44%, mientras que la deuda de alta calidad de ME aumentó en un 15,5%, cifra superior al beneficio del 7,6% sobre los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años. En la venta masiva de renta fija de febrero a marzo de 2020, la deuda de alta calidad de mercados emergentes aumentó en un 4,3%, frente a un beneficio del 5,6% sobre los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años.
Gráfica 5: La duración de mayor calidad de mercados emergentes (ME) ha sido un factor de diversificación en las ventas masivas de renta variable

Fuentes: Bloomberg y PIMCO, al 30 de noviembre de 2020. La renta variable global está representada por el MSCI ACWI Index. La deuda local de alta calidad de mercados emergentes está representada por Hungría, Singapur, Polonia, República Checa, Israel, Corea del Sur, Tailandia, China, Chile y Malasia. Los países emisores tienen la calificación de grado de inversión asignada por S&P, Moody's o Fitch.

Otro riesgo potencial es el de inflación sorpresiva. Nuestra expectativa es que la inflación global siga siendo moderada a corto plazo, en tanto los efectos de la pandemia —debilitamiento de la demanda de los consumidores, disminución de los precios de la energía y aumento del desempleo— mantengan sofrenados los precios de los bienes. Sin embargo, las grandes inyecciones fiscales, la creciente deuda pública y la política acomodaticia de los bancos centrales podrían estimular la inflación en el mundo posterior a la COVID (véase la Gráfica 6). Aunque en el futuro la combinación de política monetaria y política fiscal será un factor crítico para determinar la tendencia de la inflación a largo plazo, creemos que los riesgos están sesgados al alza.

La Gráfica 6 es un gráfico de barras que muestra las expectativas de inflación a largo plazo para los Estados Unidos, Europa y Japón. El punto de equilibrio de la inflación a cinco años y proyectado a cinco años —una medida de la inflación promedio prevista para el período de cinco años siguientes a la fecha— se sitúa en un 1,8% en el caso de los Estados Unidos. En comparación, las expectativas de inflación basadas en el swap de inflación a cinco años y proyectado a años en cada región son del 1,2% en Europa y del 0,1% en Japón.
Gráfica 6: Expectativas de inflación a largo plazo para EE.UU., Japón y la zona del euro

Fuente: Bloomberg, al 30 de noviembre de 2020. Las expectativas de inflación se basan en el punto de equilibrio de la inflación a 5 años, en el caso de los Estados Unidos; y en el caso de Europa y Japón, en la inflación y el swap de inflación a 5 años.

Esta dinámica ha llevado a valoraciones atractivas para muchos activos indexados a la inflación, y creemos que es un buen momento para añadir coberturas de inflación a las carteras multiactivos. Buscamosactivos centralizados que pueden servir como cobertura frente a la inflación y como diversificador en un escenario de debilitamiento de las condiciones económicas. Esto incluye bonos indexados a la inflación, que ofrecen una cobertura de inflación directa, pero también se benefician si bajan las tasas reales. También creemos que el oro proporciona una buena tienda de valor a largo plazo con una baja correlación con los activos de riesgo tradicionales. Estamos evitando activos reales más sensibles al crecimiento, – como las materias primas de energía –, dadas nuestras expectativas de una recuperación económica gradual con riesgos bajistas significativos y rendimientos reales bajos o negativos durante los próximos años.

Conclusiones

Un gran número de comunidades e inversionistas esperan ansiosamente que termine este histórico año y que las aguas se calmen a partir de 2021. En PIMCO, esperamos que la recuperación de la economía global continúe en 2021. Nuestra hipótesis de base es que el ritmo de la recuperación será gradual, pero la trayectoria de la pandemia y la magnitud del apoyo de política adicional para las economías frágiles podrían frenar o acelerar la recuperación.

En este entorno, prevemos un período de condiciones favorables para la toma de riesgos en portafolios multiactivos, con una preferencia por la renta variable sobre otros activos de riesgo. Hemos aumentado la exposición a los sectores y regiones de orientación cíclica que podrían beneficiarse conforme la actividad económica se recupere, al tiempo que seguimos enfocándonos en los sectores en los que los avances tecnológicos podrían causar perturbaciones en el horizonte secular.

Es probable que el sector de la tecnología se beneficie de la disrupción a largo plazo.

Vislumbramos dos riesgos principales para nuestro posicionamiento —menor crecimiento y mayor inflación— y nos concentramos en cubrirnos contra ellos. Suponemos que la renta fija tradicional continuará siendo una fuente fiable de diversificación en caso de un choque de crecimiento, pero las bajas tasas y el riesgo de un choque de inflación requieren ampliar la gama de factores de diversificación.

Creemos que los inversionistas deberían considerar la posibilidad de crear portafolios que puedan beneficiarse de condiciones más propicias en 2021, pero también incorporar una diversificación suficiente para sortear los escollos potenciales.

Autores

Avisos Legales

Past performance is not a guarantee or a reliable indicator of future results.

All investments contain risk and may lose value. Investing in the bond market is subject to risks, including market, interest rate, issuer, credit, inflation risk, and liquidity risk. The value of most bonds and bond strategies are impacted by changes in interest rates. Bonds and bond strategies with longer durations tend to be more sensitive and volatile than those with shorter durations; bond prices generally fall as interest rates rise, and low interest rate environments increase this risk. Reductions in bond counterparty capacity may contribute to decreased market liquidity and increased price volatility. Bond investments may be worth more or less than the original cost when redeemed. Sovereign securities are generally backed by the issuing government. Obligations of U.S. government agencies and authorities are supported by varying degrees, but are generally not backed by the full faith of the U.S. government. Portfolios that invest in such securities are not guaranteed and will fluctuate in value. Income from municipal bonds is exempt from federal income tax and may be subject to state and local taxes and at times the alternative minimum tax. Inflation-linked bonds (ILBs) issued by a government are fixed income securities whose principal value is periodically adjusted according to the rate of inflation; ILBs decline in value when real interest rates rise. Equities may decline in value due to both real and perceived general market, economic and industry conditions. Mortgage- and asset-backed securities may be sensitive to changes in interest rates, subject to early repayment risk, and while generally supported by a government, government-agency or private guarantor, there is no assurance that the guarantor will meet its obligations. REITs are subject to risk, such as poor performance by the manager, adverse changes to tax laws or failure to qualify for tax-free pass-through of income. High yield, lower-rated securities involve greater risk than higher-rated securities; portfolios that invest in them may be subject to greater levels of credit and liquidity risk than portfolios that do not. Investing in foreign-denominated and/or -domiciled securities may involve heightened risk due to currency fluctuations, and economic and political risks, which may be enhanced in emerging markets. Currency rates may fluctuate significantly over short periods of time and may reduce the returns of a portfolio. Commodities contain heightened risk, including market, political, regulatory and natural conditions, and may not be suitable for all investors. Diversification does not ensure against loss.

The credit quality of a particular security or group of securities does not ensure the stability or safety of an overall portfolio.

Management risk is the risk that the investment techniques and risk analyses applied by an investment manager will not produce the desired results, and that certain policies or developments may affect the investment techniques available to the manger in connection with managing the strategy.

There is no guarantee that these investment strategies will work under all market conditions or are appropriate for all investors and each investor should evaluate their ability to invest long-term, especially during periods of downturn in the market. Investors should consult their investment professional prior to making an investment decision.

Forecasts, estimates and certain information contained herein are based upon proprietary research and should not be interpreted as investment advice, as an offer or solicitation, nor as the purchase or sale of any financial instrument. Forecasts and estimates have certain inherent limitations, and unlike an actual performance record, do not reflect actual trading, liquidity constraints, fees, and/or other costs. In addition, references to future results should not be construed as an estimate or promise of results that a client portfolio may achieve.

The terms “cheap” and “rich” as used herein generally refer to a security or asset class that is deemed to be substantially under- or overpriced compared to both its historical average as well as to the investment manager’s future expectations. There is no guarantee of future results or that a security’s valuation will ensure a profit or protect against a loss.

A “safe haven” currency is a currency perceived to be low risk due to the stability of the issuing government and the strength of the underlying economy. All investments contain risk and may lose value.

Correlation is a statistical measure of how two securities move in relation to each other. Duration is the measure of a bond's price sensitivity to interest rates and is expressed in years.

PIMCO as a general matter provides services to qualified institutions, financial intermediaries and institutional investors. Individual investors should contact their own financial professional to determine the most appropriate investment options for their financial situation. This material contains the opinions of the manager and such opinions are subject to change without notice. This material has been distributed for informational purposes only and should not be considered as investment advice or a recommendation of any particular security, strategy or investment product. It is not possible to invest directly in an unmanaged index. Information contained herein has been obtained from sources believed to be reliable, but not guaranteed. No part of this material may be reproduced in any form, or referred to in any other publication, without express written permission. PIMCO is a trademark of Allianz Asset Management of America LLC in the United States and throughout the world. ©2023, PIMCO.

Cuéntenos un poco sobre usted para ayudarnos a personalizar el sitio según sus necesidades.

Términos y condiciones

Por favor lea y acepte los siguientes términos y condiciones:
{{!-- Populated by JSON --}}
Select Your Location

Americas

  • The flag of Canada Canada

Europe, Middle East & Africa