Está a punto de abandonar el sitio web de PIMCO.
Saltar al contenido principal
Perspectivas cíclicas

Atravesar el descenso

Nuestras perspectivas cíclicas para la economía global y los mercados durante el próximo año.

El ciclo de aumento de tasas de interés más empinado en décadas ha puesto a la actividad económica mundial en un rumbo que sigue siendo difícil de mapear, por lo que es especialmente importante respetar los riesgos y buscar construir portafolios capaces de desempeñarse bien en una variedad de condiciones.

Después de que las principales economías mostraron una sorprendente resiliencia en 2023, anticipamos un cambio a la baja hacia el estancamiento o una contracción leve en 2024. Es probable que la fortaleza sobresaliente de Estados Unidos se desvanezca en nuestro horizonte cíclico de seis a 12 meses. Los países con mercados más sensibles a las tasas probablemente se desacelerarán más marcadamente.

Con la flexibilización de la inflación, es probable que los bancos centrales de los mercados desarrollados (MD) hayan llegado al final de sus ciclos de alza. Eso ha desplazado la atención hacia el tiempo y el ritmo de los eventuales recortes de tasas.

Históricamente, los bancos centrales no suelen recortar las tasas antes de las recesiones, sino que solo las alivian después de que aparecen las condiciones recesivas y luego entregan más recortes de los que los mercados anticipan. A largo plazo, seguimos esperando que las tasas de política neutral disminuyan a niveles similares, o ligeramente superiores, a los vistos antes de la pandemia.

Haciendo eco de los comentarios del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, creemos que los riesgos al alza en torno a la inflación y los riesgos a la baja para el crecimiento se han vuelto más simétricos. Sin embargo, los riesgos de recesión siguen siendo elevados, a nuestro juicio, debido al estancamiento del crecimiento de la oferta y la demanda en los MD. Después de un repunte en muchos mercados financieros a finales de 2023, los activos más riesgosos parecen tener precios que contemplan un aterrizaje económico suave y pueden estar subestimando los riesgos tanto al alza como a la baja.

Con valoraciones atractivas y rendimientos aún cerca de máximos de los últimos 15 años, los mercados de renta fija pueden ofrecer una variedad de oportunidades con el potencial de soportar múltiples escenarios macroeconómicos.

En los mercados crediticios, seguimos favoreciendo los valores respaldados por hipotecas de agencias estadounidenses y otros activos de alta calidad respaldados por garantías, que ofrecen rendimientos atractivos y resiliencia a la baja. La tendencia de que los bancos se alejen de ciertos tipos de préstamos probablemente persistirá y brindará oportunidades en las finanzas basadas en activos y especializadas en los mercados privados.

También vemos oportunidades inusualmente atractivas a nivel mundial, con potencial para superar a los bonos estadounidenses en función de mayores riesgos económicos a la baja. Estamos enfocados en mercados de MD más líquidos con rendimientos atractivos, pero también buscaremos encontrar valor en deuda de mercados emergentes (ME).

Los rendimientos en efectivo siguen siendo elevados, pero los inversionistas pueden perderse la oportunidad si permanecen con el efectivo demasiado tiempo. El repunte del mercado de renta fija a finales de 2023 destacó cómo los inversionistas pueden lograr un retorno total más atractivo en bonos de alta calidad a mediano plazo —a través de la combinación de rendimiento y apreciación— sin asumir un mayor riesgo de tasa de interés en los bonos a largo plazo.

Perspectivas económicas: la resiliencia de 2023 da paso a un estancamiento en 2024

La actividad económica resistió mejor de lo previsto en 2023, pese al agresivo endurecimiento monetario de los bancos centrales, las turbulencias en el sector bancario y las tensiones geopolíticas.

Varios factores contribuyeron a esta situación: la política monetaria restrictiva incrementó los costos de financiación, pero no provocó un endurecimiento de las condiciones financieras en general. La rápida intervención gubernamental ayudó a contener las tensiones procedentes de las quiebras de varios bancos regionales. Los márgenes corporativos gozaban de salud en general, el consumo se mostró resiliente, la atenuación de los problemas de suministro en todo el mundo ayudó a mitigar la inflación y la oferta de mano de obra se recuperó.

Este año, no obstante, el crecimiento estadounidense podría evolucionar de forma más parecida a la del resto de los mercados desarrollados y adentrarse en una situación de estancamiento o leve contracción. Los colchones de ahorro real deberían regresar pronto a los niveles previos a la pandemia, puesto que la inflación ha erosionado el valor nominal de la riqueza total de las familias. La política fiscal probablemente se endurecerá en el conjunto de mercados desarrollados, ya que el lastre económico procedente de unos mayores costos de financiación seguirá aumentando.

La mejora de las tasas de participación laboral también parece más difícil de lograr. Los retrasos de aplicación significan que las ventajas en materia de productividad de las nuevas tecnologías (como la inteligencia artificial generativa) solo podrían obtenerse a más largo plazo.

Las economías con mercados de deuda a tipo variable más sensibles a las tasas de interés probablemente se ralentizarán a un ritmo más acelerado (por ejemplo, Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Suecia), provocadas por un crecimiento del consumo más débil. El Reino Unido y Europa también muestran mayor sensibilidad a las tasas de interés que Estados Unidos y, además, parecen vulnerables debido a los vínculos comerciales de Europa con China (cuyo crecimiento también se mantiene débil), a los efectos persistentes de las perturbaciones energéticas derivadas de la invasión rusa de Ucrania en términos de intercambio e inversión, así como a las perspectivas de un endurecimiento fiscal ligeramente mayor.

Perspectivas de la política monetaria: anticipamos una pausa antes de que comience la expansión

Los bancos centrales de los mercados desarrollados probablemente han concluido sus ciclos de subidas. La atención de los inversionistas ha pasado a centrarse en la expansión monetaria, especialmente el momento y el número de recortes que podrían aplicarse.

Históricamente, los bancos centrales no han recortado las tasas antes de periodos de recesión. Más bien, los recortes suelen coincidir con un aumento del desempleo y una reducción de la brecha de producción, cuando una economía ya se encuentra en recesión. Incluso en los pocos casos en los que un banco central recortó las tasas en ausencia de recesión, la inflación había alcanzado puntos máximos, mientras que la tasa de desempleo había regresado a su media a largo plazo desde un nivel muy bajo.

Hoy en día, las tasas de inflación general y subyacente se hallan claramente en puntos máximos (véase la gráfica 1), mientras que las tasas de desempleo han comenzado a tender al alza mientras que los desequilibrios del mercado laboral se han disipado en general. No obstante, los mercados de trabajo siguen en tensión, y se observan menos avances en la moderación de la inflación en los servicios básicos sensibles a los salarios.

Figure 1 consists of two line charts side by side. The chart at the left shows the annual percentage change in headline and core inflation for developed market economies from Jan. 2018 through Nov. 2023. The chart at the right shows the annual percentage change in core services ex shelter inflation for the U.S. (both CPI and PCE), the eurozone, and the U.K. over the same period. Headline inflation touched a low near 0% in early 2020 amid the pandemic, while the core measure hovered around 1.0% throughout much of 2020. Both then rose sharply, with headline inflation peaking above 8% in late 2022 and core rising above 5% around that time. Both measures have since retreated, with headline and core inflation falling back to about 3.0% and 4.0%, respectively. Core services ex shelter inflation followed a similar path, falling to lows of about 1% or lower in mid-2020 to early 2021 in the U.S., eurozone, and U.K. before rising sharply to a range of about 5% to 8%.  The measure has since eased into a range of about 4% to 6%.  The source for the data is Haver Analytics and PIMCO calculations as of 30 November 2023. DM is a GDP-weighted aggregate of euro area, U.K., U.S., Canada, and Japan.
Gráfica 1: Las medidas de inflación se han moderado significativamente, pero se muestra un menor avance en las categorías de servicios sensibles a los salarios
Fuente: cálculos de Haver Analytics y PIMCO al 30 de noviembre de 2023. El MD es un agregado ponderado por el PIB de la zona del euro, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Japón.

Un pronunciado aumento de la inmigración en los mercados desarrollados, impulsado por la reapertura de las fronteras después de la pandemia y los conflictos geopolíticos, también ha complicado la tarea de la política monetaria, puesto que los desajustes de calificaciones profesionales y las restricciones de oferta en los mercados inmobiliarios podrían estar limitando los efectos desinflacionarios procedentes de una mayor oferta laboral potencial. El miedo a una reaceleración de la inflación, como ocurrió en la década de 1970 cuando Arthur Burns era el presidente de la Fed, también podría alentar a los bancos centrales a esperar un periodo más largo que en el pasado antes de comenzar a relajar sus políticas monetarias.

Estimar cuánto exactamente esperarán los bancos centrales es más un arte que una ciencia, incluso si se utilizan herramientas económicas reconocidas. Por ejemplo, la regla de Taylor (que recibe el nombre del economista John Taylor) y parámetros conexos se utilizan ampliamente para medir la relación entre las tasas de políticas, la inflación y el crecimiento.

Las reglas simples tipo Taylor implicaban que la Fed tardó nueve meses en comenzar a subir las tasas en 2022. Usar esas mismas reglas hoy implicaría que la Fed ya llegó tarde para recortar (ver la gráfica 2). No obstante, estas reglas no son adecuadas para prescribir políticas frente a los shocks de oferta y es incierto hacia dónde gravitará la inflación una vez que los efectos relacionados con la pandemia se desvanezcan más por completo.

Figure 2 is a line chart showing the realized target fed funds rate plotted against a shaded band showing a range of Taylor-type monetary policy rules from May 2020 through November 2023. The chart shows the band represented by Taylor-type rules rising above the fed funds rate well before the Fed began raising rates in March 2022, implying the Fed was late in hiking interest rates. The band representing Taylor-type rules remained well above the fed funds rate until March 2023, when the band’s lower bound converged with the fed funds rate, which was then at 5.0%. Since then, the Taylor-type rules band has fallen below the fed funds rate, which stood at 5.5% in November, implying that the Fed is behind the curve in cutting interest rates. The source for the data is the Federal Reserve Bank of St. Louis, Haver Analytics, and PIMCO calculations as of 30 November 2023. The range of Taylor rules is based on “The Monetary-Fiscal Policy Mix and Central Bank Strategy,” James Bullard, 12 May 2023.
Gráfica 2: Diversas reglas de políticas monetarias sugerirían que la Fed tardó en alzar las tasas
Fuente: cálculos del Banco de la Reserva Federal de St. Louis, Haver Analytics y PIMCO al 30 de noviembre de 2023. La región sombreada representa una variedad de reglas de políticas monetarias tipo Taylor. Las reglas de Taylor se basan en “La combinación de políticas monetarias y fiscales y la estrategia del banco central”, James Bullard, 12 de mayo de 2023.

En general, esperamos que los bancos centrales de MD inicien recortes de tasas más cerca de mediados de 2024 (potencialmente un poco antes para la Fed), con la exclusión del Banco de Japón, que creemos continuará con sus planes de modestas alzas de tasas este año.

La implicación de la expansión monetaria rezagada es que cuando los bancos centrales empiezan a recortar, los recortes pueden ser más agresivos de lo que anticipan los mercados. Sin duda, esto refleja en parte la dificultad que tienen los pronosticadores para anticipar recesiones —y la tendencia de los bancos centrales a no recortar hasta que estén bastante seguros de que la economía ha entrado en recesión con el aumento del desempleo.

La magnitud del ciclo de aumentos anterior ha sido un buen indicador de la magnitud del siguiente ciclo de flexibilización.

Con base en una muestra de 140 ciclos de aumento de tasas en 14 mercados desarrollados desde la década de 1960 hasta la actualidad, los bancos centrales han tendido a reducir sus respectivas tasas de políticas en 500 puntos base (bps), en promedio, cuando sus economías están entrando en recesión. Durante los ciclos de corte que no coincidieron con la recesión, los bancos centrales igual recortaron en 200 bps en promedio en el primer año de flexibilización. Esto es el doble del ritmo de cada reunión de recortes de 25 bps incrustado en el último Resumen de Proyecciones Económicas del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés).

En general, la magnitud del ciclo de aumentos que vino directamente antes ha sido un buen indicador de la magnitud de un ciclo de flexibilización. Adicionalmente, seguimos anticipando un regreso a un entorno similar al periodo The New Neutral previo al shock de COVID-19, con tasas de políticas neutrales que se espera sean similares, o ligeramente superiores, a los niveles anteriores a la pandemia, lo que sería consistente con recortes de tasas más profundos. (Para más información, consulte nuestras últimas Perspectivas Seculares, “La economía de las réplicas”).

Un camino hacia un aterrizaje suave no es la única opción posible

Uno de nuestros principales argumentos para los riesgos elevados de recesión es que la estrategia de mantener una política monetaria más restrictiva durante más tiempo que los bancos centrales han estado comunicando históricamente no ha coincidido a menudo con aterrizajes económicos suaves. En los casos en que los ciclos de aumento no precedieron a las recesiones —a mediados de la década de 1960, mediados de 1980 y 1990—, el banco central generalmente se movió con relativa rapidez para reducir las tasas, ya que un shock positivo de la oferta coincidente (expansiones del comercio mundial, auge de la productividad y aceleraciones de producción de la OPEP) contribuyó a la caída de la inflación.

La normalización de la cadena de suministro pospandémica ya ha aliviado las medidas de inflación desde su pico en 2022. Esperamos que esta desinflación continúe en 2024, con un descenso de las medidas principales y básicas en el rango del 2% al 3% año tras año en todos los MD. Esto, más la posibilidad de un ciclo de corte más rápido, debería elevar las perspectivas de un aterrizaje suave.

Sin embargo, con menos espacio para mayores ganancias del lado de la oferta debido a una normalización pospandémica, al mismo tiempo que la demanda está menguando, dudaríamos en declarar la victoria sobre los riesgos de inflación o recesión. Con la expectativa de que tanto el crecimiento de la oferta como de la demanda se estanquen en los MD en 2024, creemos que los riesgos de recesión siguen siendo más pronunciados de lo habitual.

Los riesgos de inflación siguen siendo más pronunciados en Estados Unidos, donde el crecimiento podría seguir siendo algo más resiliente en comparación con otras economías de MD. Eso se debe a la transferencia relativamente lenta de tasas de mercado más altas a los pagos pendientes del servicio de la deuda; mayores ahorros reales excesivos debido a un mayor estímulo fiscal relacionado con la pandemia; y el creciente apoyo de la legislación previamente promulgada destinada a apoyar las inversiones en infraestructura, energía renovable y cadena de suministro, lo que podría impulsar la demanda en el corto plazo antes de que los beneficios del lado de la oferta compensen las presiones inflacionarias.

Implicaciones de inversión: posicionarse de cara a un amplio abanico de oportunidades

Consideramos que las inversiones en renta fija revestirán atractivo en nuestro horizonte cíclico, en vista de los interesantes niveles de los rendimientos y las valoraciones, así como del potencial de resiliencia en varios escenarios económicos. Dicha resiliencia resulta especialmente importante tras el aumento del riesgo geopolítico y de la volatilidad de mercado a lo largo de los dos últimos años. Los bonos de elevada calidad ofrecen rendimientos atractivos, por lo que los inversionistas no tienen que bajar ningún escalón en el espectro de calidad crediticia.

Los rendimientos de partida, que históricamente han presentado una estrecha correlación con las rentabilidades, se mantienen cerca de sus niveles máximos de 15 años, por lo que ofrecen tanto ingresos atractivos como una posible protección frente a pérdidas. Los rendimientos ajustados a la inflación también permanecen en cotas elevadas, puesto que la inflación continúa atenuándose (véase la gráfica 3). Seguimos creyendo que los Títulos del Tesoro Protegidos contra la Inflación (TIPS) constituyen una fuente de protección frente a la inflación a un precio razonable, en caso de materializarse los riesgos de repunte inflacionario.

Figure 3 is two line charts. The first chart shows 10-year nominal interest rates in 5 developed market countries (U.S., U.K., Germany, Canada, and Australia) from 1990 through December 2023. In that time frame, nominal yields fluctuated some but along a downward trend from about 9%–14% in 1990 to a low hovering around zero in 2020, around the pandemic. They have since risen into a range from about 2% to just below 4%. The second chart shows 10-year real rates for the same countries over the same time frame. Real rates generally and gradually dropped for much of that period, then rose rapidly following the pandemic, slowing those gains more recently but still off their lows and in a range of 0.1%–1.7%. Data source is PIMCO and Bloomberg as of 29 December 2023.
Gráfica 3: Tasas nominales y reales a 10 años en los mercados desarrollados
Fuente: PIMCO y Bloomberg, a 29 de diciembre de 2023. Las tasas reales de Reino Unido se han ajustado según el IPC. Todas las tasas de interés corresponden al bono soberano a 10 años.

El efectivo sigue ofreciendo una rentabilidad elevada, pero solo a un día; la rentabilidad podría reducirse rápidamente, sobre todo si los bancos centrales comienzan a recortar las tasas de políticas. Los inversionistas podrían desaprovechar una oportunidad si mantienen efectivo durante demasiado tiempo, mientras tratan de determinar el momento adecuado para volver a entrar en los mercados.

En la actualidad, las curvas de rendimiento resultan inusualmente planas, por lo que los inversionistas no necesitan aumentar en gran medida la duración (que mide la sensibilidad a las fluctuaciones de las tasas de interés, que es más pronunciada en los bonos a largo plazo) para generar valor potencial. Los bonos con vencimientos a mediano plazo pueden ofrecer a los inversionistas rendimientos atractivos, junto con una posible subida de los precios en caso de que los bonos repunten, como ocurrió a finales de 2023 y como suele suceder durante una ralentización económica.

Riesgos más simétricos

En nuestra edición de Perspectivas Cíclicas de octubre, titulada “Después del pico”, argumentábamos que los rendimientos de la renta fija global parecían atractivos y elevados en comparación con los niveles que preveíamos para nuestro horizonte cíclico y con posterioridad a este. Después del aumento de los rendimientos globales en el tercer trimestre liderado por Estados Unidos, expresamos nuestra intención de mantener posiciones sobreponderadas en duración y de ampliar aquellas en las que los rendimientos aumentaran más.

En estos momentos, no consideramos que la ampliación de la duración sea una operación táctica atractiva. Tenemos previsto mantener un posicionamiento generalmente neutral en duración, tras el reciente repunte del mercado de renta fija, que ha llevado a los rendimientos globales a situarse de nuevo dentro de nuestro rango previsto, y en un entorno de cambiante distribución de los riesgos de inflación y crecimiento. Consideramos que esos riesgos son más simétricos hoy en día.

En nuestra opinión, la Fed y otros bancos centrales tienen margen de maniobra para recortar las tasas de forma agresiva en caso de que el crecimiento se ralentice. Ahora bien, también existen escenarios en los que la reciente expansión de las condiciones financieras basada en el mercado ha hecho gran parte del trabajo para los bancos centrales. Esa expansión, junto con la continua fortaleza del consumo y del sector corporativo, podría incluso ocasionar un nuevo episodio inflacionario.

Este vínculo entre la retórica de los bancos centrales, las condiciones financieras y la evolución de la economía real probablemente seguirá bien presente. Utilizamos la planificación de escenarios en el marco de nuestro proceso de gestión de riesgos con el fin de posicionarnos de cara a un amplio abanico de resultados macroeconómicos y de mercado.

Oportunidades en el conjunto de resultados

Anticipamos que continuarán las inquietudes fiscales, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo. Creemos posible que se registren nuevos episodios de volatilidad en el tramo largo de la curva debido a la inquietud en torno a una oferta elevada, como ocurrió a finales del verano, procedente de la mayor emisión de bonos necesaria para financiar los abultados déficits fiscales. Por lo tanto, tenemos previsto mostrar un posicionamiento de cara a un aumento de la pendiente de la curva de tasas en nuestros portafolios, con posiciones sobreponderadas en el tramo a 5 y 10 años de la curva y posiciones subponderadas en el tramo a 30 años.

En vista de las valoraciones actuales, seguimos considerando que los bonos resultan atractivos en comparación con las acciones (para más información, lea nuestra última edición de Perspectivas de asignación de activos, “Momento ideal para los bonos”), al tiempo que la renta fija puede seguir aportando ventajas de correlación y diversificación en los portafolios. Las rentabilidades de los bonos también suelen depender en menor medida de un resultado económico positivo.

En las valoraciones actuales, seguimos encontrando atractivos los bonos.

Por ejemplo, si las condiciones económicas actuales siguen prevaleciendo, los bonos podrían cosechar unas rentabilidades similares a las de la renta variable en función de los niveles de partida de los rendimientos en la actualidad. Si la economía entrara en recesión, los bonos registrarían probablemente una rentabilidad superior a la de las acciones. Si la inflación vuelve a repuntar y los bancos centrales se ven obligados a subir de nuevo las tasas, tanto los bonos como las acciones atravesarían dificultades, aunque los elevados rendimientos de partida podrían ofrecer protección para los bonos.

El énfasis en la liquidez y la flexibilidad del portafolio nos permite tener capacidad de respuesta conforme evoluciona la distribución de riesgos de crecimiento e inflación. La gestión activa nos ofrece la agilidad necesaria para aprovechar las oportunidades de valor relativo conforme van surgiendo.

Los mercados globales pueden despuntar

Después de un ciclo de subidas de las tasas de interés bastante sincronizado, los bancos centrales del mundo adoptarán probablemente trayectorias más diferenciadas. Seguimos considerando que la duración global puede superar a su homóloga estadounidense en términos de rentabilidad. Basamos nuestra opinión en la posibilidad relativamente más elevada de que la economía estadounidense muestre resiliencia y los mayores riesgos bajistas en los mercados más sensibles a las tasas, sobre todo Australia, el Reino Unido y la Eurozona.

Creemos que las oportunidades en los mercados globales de renta fija son ahora más atractivas que la última década. Los inversionistas que dispongan de grandes plataformas globales pueden acceder a un conjunto diversificado de exposiciones de renta fija, así como a varias fuentes de rentabilidad potencial.

Esperamos centrarnos en mayor medida en los mercados desarrollados más líquidos en general, teniendo en cuenta los atractivos niveles de los rendimientos. También anticipamos encontrar buenas oportunidades en la deuda de los mercados emergentes (ME), tanto en moneda local como extranjera. Esperamos sobreponderar las divisas de los mercados emergentes, con una cesta diversificada de monedas de financiación para reducir la correlación entre las divisas de los mercados emergentes de mayor carry y los activos de riesgo globales.

Énfasis en la calidad crediticia

En los mercados más orientados al crédito, seguimos apostando por los valores respaldados por hipotecas de agencias estadounidenses como una forma de liquidez de alta calidad de diferencial crediticio en los portafolios. También privilegiamos los bonos de hipotecas de alta calidad no emitidos por agencias, los valores respaldados por hipotecas de inmuebles comerciales y los valores respaldados por activos, en vista de las valoraciones actuales y la baja probabilidad de incumplimiento de pago de estos valores habida cuenta de la garantía que los respalda.

En crédito corporativo, favorecemos los índices de crédito líquidos, la deuda sénior del sector bancario y las posiciones de elevada calidad en bonos con calificación de grado de inversión y de alto rendimiento, al tiempo que mostramos una mayor cautela en el crédito de menor calidad y los sectores más sensibles al ciclo económico como los préstamos bancarios a tipo variable.

Las atractivas oportunidades que identificamos actualmente en los mercados cotizados contrasta con las perspectivas más matizadas del crédito privado dada la necesidad de refinanciación de los préstamos en un entorno de financiación más complicado. Los bancos están retirándose por las limitaciones de liquidez, las restricciones regulatorias y las dificultades en torno a la estructura de costos, como describimos en nuestra reciente publicación “Opportunities in Private Credit: Stepping In as Banks Step Out”.

A medida que la comunidad crediticia se ve limitada, aumentan las oportunidades atractivas de préstamos basados en activos.

En áreas como el crédito privado, los bienes raíces comerciales y los préstamos bancarios, creemos que existe una distinción importante entre las acciones de activos existentes y el flujo de nuevas oportunidades de inversión. Las acciones existentes enfrentan desafíos reales de tasas de interés más altas y una economía en desaceleración, con una distancia sustancial restante para marcar los activos privados a niveles de precios más realistas y basados en el mercado, especialmente en áreas con debilidad fundamental.

Al mismo tiempo, la oportunidad de capital flexible se ha vuelto más atractiva, ya que los prestatarios necesitan soluciones creativas dada la comunidad crediticia más limitada. Los préstamos basados en activos son quizás el mejor ejemplo de ello, ya que estamos viendo que la retracción bancaria crea brechas de liquidez a gran escala en una variedad de formas de préstamos al consumidor y no consumidor. Esto es particularmente cierto en Estados Unidos, ya que los bancos buscan vender activos, descargar futuras obligaciones crediticias o salir de ciertas líneas de negocio por completo.

Con el tiempo, este doloroso período de ajuste puede dar lugar a nuevas oportunidades para que las plataformas de préstamos bien posicionadas obtengan primas adecuadas para inversiones menos líquidas. A su vez, anticipamos lo que podrían ser algunos de los mejores préstamos vintage en los mercados privados desde la crisis financiera mundial. Incluso en medio de una sólida actividad en los préstamos directos corporativos, que se ha recuperado de la mayor parte del ensanchamiento del diferencial que se produjo desde mediados de 2022, todavía existe una necesidad significativa de soluciones flexibles a problemas complejos de estructura de capital, muchos de los cuales podrían ofrecer rendimientos similares a las acciones en el corto o mediano plazo, en nuestra opinión.



Descargue las Perspectivas cíclicas de PIMCO

Descargar PDF 


Sobre nuestros foros

PIMCO es un líder global en la gestión activa de renta fija, con una vasta experiencia en los mercados financieros públicos y privados. Nuestro proceso de inversión se fundamenta en nuestros foros económicos seculares y cíclicos. Cuatro veces al año, nuestros profesionales de inversión de todo el mundo se reúnen para analizar y debatir la situación de los mercados globales y la economía e identificar las tendencias que creemos que tendrán implicaciones de inversión importantes. En esos análisis de amplio alcance, aplicamos prácticas de las ciencias del comportamiento con miras a maximizar el intercambio de ideas, cuestionar nuestros supuestos, contrarrestar los sesgos cognitivos y generar opiniones inclusivas.

En el Foro Secular, que se celebra anualmente, nos centramos en las perspectivas para los próximos tres a cinco años, lo que nos permite posicionar los portafolios de manera que podamos beneficiarnos de los cambios estructurales y las tendencias en la economía global. Dada nuestra convicción de que la diversidad de ideas produce mejores resultados de inversión, invitamos a oradores distinguidos —economistas galardonados con el premio Nobel, responsables de formular políticas, inversionistas e historiadores— que aportan valiosas perspectivas multidimensionales a nuestros debates. También, nos complace la participación activa del Consejo de Asesores Globales de PIMCO, un equipo de cinco expertos en asuntos económicos y políticos reconocidos en todo el mundo.

En el Foro Cíclico, que se celebra tres veces al año, nos centramos en las perspectivas para los próximos seis a doce meses, analizando la dinámica del ciclo económico en los principales mercados desarrollados y emergentes, con vistas a identificar los posibles cambios en las políticas monetarias y fiscales, las primas de riesgo de mercado y las valoraciones relativas que determinan el posicionamiento de los portafolios.

Powered by Ideas, Tested by Decades
PIMCO's Active Investment Process

Autores

Avisos Legales

Todas las inversiones conllevan riesgos y pueden perder valor. Invertir en el mercado de renta fija tiene riesgos, incluyendo los de mercado, tasas de interés, emisor, crediticio, de inflación y de liquidez. El valor de la mayoría de los bonos y las estrategias de renta fija se ve afectado por las variaciones en las tasas de interés. Los bonos y las estrategias de renta fija de mayor duración tienden a ser más sensibles y volátiles que los de menor duración; por lo general, los precios de los bonos disminuyen a medida que suben las tasas de interés, y los entornos de tasas de interés bajas aumentan este riesgo. Las reducciones en la capacidad de las contrapartes de bonos pueden motivar que la liquidez del mercado disminuya y la volatilidad de precios aumente. Las inversiones en bonos pueden valer más o menos que el costo original al rescate. Los valores respaldados por hipotecas y activos pueden ser sensibles a las variaciones de las tasas de interés y estar expuestos al riesgo de pago anticipado y, a pesar de que por lo general están respaldados por un gobierno, una agencia gubernamental o un garante privado, no hay seguridad de que el garante cumpla con sus obligaciones. Los valores respaldados por hipotecas de agencias estadounidenses, como los emitidos por Ginnie Mae (GNMA), están respaldados por la entera fe y crédito del gobierno de los Estados Unidos. Los valores emitidos por Freddie Mac (FHLMC) y Fannie Mae (FNMA) ofrecen una garantía de agencia de reembolso oportuno del capital y los intereses, pero no están respaldados por la entera fe y crédito del gobierno de los Estados Unidos.

Las referencias a los bonos hipotecarios, tanto emitidos como no emitidos por agencias, aluden a hipotecas emitidas en Estados Unidos. La inversión en títulos denominados o domiciliados en el extranjero puede implicar riesgos elevados debido a las fluctuaciones cambiarias y a los riesgos políticos y económicos, que pueden aumentar en los mercados emergentes. Las tasas cambiarias pueden fluctuar considerablemente en períodos de tiempo cortos y reducir la rentabilidad de un portafolio. Los préstamos bancarios suelen ser menos líquidos que otros tipos de instrumentos de deuda, y las condiciones financieras y generales del mercado pueden afectar a la amortización anticipada de los préstamos bancarios, por lo que dichas amortizaciones anticipadas no pueden estimarse con precisión. No hay ninguna seguridad de que la liquidación de la garantía de un préstamo bancario satisfaga la obligación del prestatario, ni de que la garantía pueda liquidarse. El crédito privado involucra inversiones en valores no cotizados en bolsa que pueden estar expuestos al riesgo de iliquidez. Los portafolios que invierten en crédito privado pueden estar apalancados e incurrir en prácticas de inversión especulativas que aumentan el riesgo de pérdida de la inversión. El valor de los inmuebles y los portafolios que invierten en el sector inmobiliario puede fluctuar debido a pérdidas por siniestro o embargo, cambios en las condiciones económicas locales y generales, la oferta y la demanda, las tasas de interés, el impuesto predial, las restricciones normativas sobre alquileres, las leyes de zonificación y los gastos operativos. Los bonos ligados a la inflación (ILB) emitidos por un gobierno son valores de renta fija cuyo capital se reajusta de forma periódica en función de la tasa de inflación; los ILB pierden valor cuando los tipos de interés reales aumentan. Los títulos del Tesoro protegidos contra la inflación (TIPS) son ILB emitidos por el gobierno de los Estados Unidos. El riesgo de gestión es el riesgo de que las técnicas de inversión y los análisis de riesgo aplicados por el gestor de inversiones no produzcan los resultados deseados y que determinadas políticas o eventos puedan afectar las técnicas de inversión disponibles para el gestor en relación con la gestión de la estrategia. La calidad crediticia de un valor o grupo de valores concreto no garantiza la estabilidad o seguridad del portafolio en general. La diversificación no es una garantía contra pérdidas.

Los pronósticos, las estimaciones y cierta información que contiene el presente documento se basan en investigaciones propias y no deben considerarse como una asesoría de inversión, una oferta o invitación, o una compraventa relacionada con un instrumento financiero. Los pronósticos y previsiones tienen ciertas limitaciones inherentes y, a diferencia de un historial de desempeño, no reflejan las operaciones bursátiles, las restricciones de liquidez, las comisiones y otros costos reales. Además, las referencias a resultados futuros no deben interpretarse como previsiones o promesas de los resultados que podría obtener el portafolio de un cliente.

Las declaraciones relacionadas con las tendencias de los mercados financieros o las estrategias de portafolio se basan en las condiciones actuales, que pueden fluctuar. No existe ninguna garantía de que estas estrategias de inversión funcionen en todas las condiciones de mercado o sean adecuadas para todos los inversionistas, por lo que cada uno de ellos debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente durante períodos bajistas del mercado. Las perspectivas y las estrategias están sujetas a cambios sin previo aviso.

PIMCO, en general, ofrece servicios a instituciones, intermediarios financieros e inversionistas institucionales calificados. Los inversionistas individuales deben consultar a su asesor financiero para elegir las opciones de inversión más adecuadas para ellos. Este material contiene las opiniones del gestor, que están sujetas a cambio sin previo aviso. Se distribuye solo a título informativo. Los pronósticos, las estimaciones y cierta información que contiene el presente documento se basan en investigaciones propias y no deben considerarse como una asesoría o recomendación de inversión respecto a un valor, una estrategia o un producto en particular. Esta información se obtuvo de fuentes consideradas fiables, pero no ofrecemos ninguna garantía al respecto. Se prohíbe reproducir de cualquier forma el presente material ya sea en su totalidad o en parte, así como hacer referencia a él en cualquier otra publicación, sin previo permiso por escrito. PIMCO es una marca comercial propiedad de Allianz Asset Management of America LLC en Estados Unidos y el resto del mundo. ©2024, PIMCO.

Cuéntenos un poco sobre usted para ayudarnos a personalizar el sitio según sus necesidades.

Términos y condiciones

Por favor lea y acepte los siguientes términos y condiciones:
{{!-- Populated by JSON --}}
Select Your Location

Americas

Europe, Middle East & Africa